Evita estos errores para no hacer que tu casa se vea cutre…

Muchas veces esos pequeños detalles que pasamos por alto pueden estropear una preciosa habitación, una cocina sencilla o un salón minimalista. Por eso el elegir una lámpara inadecuada, poner unas cortinas excesivamente largas y chillonas o elegir unas baldosas con una cenefa antigua, pueden ser errores imperdonables que hagan que tu casa parezca cutre de verdad. No te precipites y elige bien los elementos con los que quieres decorar y estructurar a la hora de reformar o decorar tu casa. ¿Quieres saber cómo librarte de estos errores si ya has caído en ellos? ¡Sigue leyendo!

 

Las lámparas de nuestros abuelos…

 

 

Vale, has heredado una lámpara de tus abuelos que te hace ilusión colocar en el salón, pero por más cariño que le tengas, le da un toque muy cutre a tu salón. Tienes que prescindir de ella, especialmente si el resto de elementos del salón son modernos, como mobiliario, paredes o decoración.

·         Solución:

Si el salón es lo suficientemente moderno, elige un tipo de iluminación acorde a ese estilo. Luz indirecta a través de halógenos o una lámpara de estilo menos retro impactarán menos y aportarán mayor belleza a tu salón.

 

Baldosas pequeñas y cenefa antigua.

 

 

En la cocina elegiste mal: pusiste unas baldosas muy pequeñas y, además a media altura colocaste una cenefa que no concuerda y esta pasada de moda. El efecto que has conseguido: es totalmente contrario a lo que habías deseado.

·         Solución:

Puedes transformar tu cocina en una estancia mucho más actual cambiando las baldosas por otros de mayor tamaño. Si te gusta introducir el color en la cocina, prueba a pintar una pared en vez de optar por una clásica cenefa.

 

 

Rincones rancios…

 

 

Nos ha pasado muchas veces que todos: queremos reciclar un escritorio o un sillón porque tiene mucho valor sentimental y hacemos con ella un pequeño despacho o escritorio. Sin embargo, cuando tenemos todo montado hay algo que nos choca a la vista, aquí lo tenemos claro: el color de la pared y el mueble escogido para el escritorio hacen de este rincón un espacio poco apetecible.

·         Solución: 

Pintar la pared de un tono mucho más claro, para que la sensación de luminosidad crezca en el rincón, ya que muchas veces el mueble que queremos reutilizar ya es muy oscuro de por sí.

 

 

Olvídate de los flexos…

 

 

Cuando decidiste la reforma, te olvidaste crear más puntos de luz y ahora, estas invadiendo el salón con flexos el suelo, mesitas, muebles auxiliares, etc. Además de ocupar mucho espacio, están un poco pasados de moda, ¿no te parece?

·         Solución: 

Utiliza otro tipo de luz artificial. Siempre puedes hablar con un electricista para que te aconseje sobre los puntos de luz que sean los más adecuados y ver qué presupuesto te supondría. También tienes la opción de colocar lámparas más modernas, como esas bombillas que penden de un hilo de estilo industrial para potenciar la iluminación en determinados lugares. Es una solución mucho más actual.

 

 

Un mueble de recibidor sin sentido…

 

 

 

Sabemos que es bastante útil llegar a casa y tener un mueble en el recibidor donde dejar lo imprescindible: unas llaves, un paraguas, bolsos y zapatos. Hemos colocado un mueble del que estamos muy orgullosos, pero algo falla: ¡no cabe casi nada!

·         Solución: 

A la hora de decidirnos por un mueble, conviene plantear bien cuáles son nuestras necesidades para poder sacarle el máximo partido. Quizá no puedas utilizar ese mueble para todo lo que querías porque no tiene suficiente espacio y deberías plantearte convertirlo en un mueble zapatero (si tiene para ello), añadir más baldas o un mueble con más capacidad.

 

Librerías excesivamente clásicas…

 

 

Aunque tenemos esa librería que nos resuelve muchos problemas de almacenaje, estéticamente es bastante chocante con el resto de la decoración del salón si resulta excesivamente clásica.

·         Solución:

Una muy sencilla. Diseña una librería a medida de pladur, este material es muy estético y su coste es muy asumible. Está en absoluta tendencia y encajará perfectamente con el resto del mobiliario, siempre y cuando tengas un diseño que sea además de bonito también sea practico. Otra opción es pintar la librería de otro color, aunque tienes que asegurarte de que la pintura cubra bien la madera para que no te quede «aún más cutre».

 

No os paséis con el verde en los azulejos del baño…

 

 

Muchas veces a la hora de revestir un baño, deseábamos hacerlo de color y ahora, con el tiempo, nos satura. 

·         Solución:

Elimina una de las paredes y pon en su lugar baldosas de mayor tamaño y de color blanco, e incluso puedes optar por poner baldosas de diseño hidráulico de las que están marcando tendencia. No tienes que reformar todo el baño, solo una pared. Y verás el resultado: un baño mucho más equilibrado en cuanto al color y mucho más elegante.

 

Lo que colgamos en las paredes…

 

 

Por muy orgullosos que estemos de ese adorno de macramé, punto de cruz o estaño que hayas hecho tú o algún familiar y que quieras colgar en la pared, piénsalo bien antes porque a lo mejor desluce en tu salón o habitación y crea un efecto «cutre» indeseado.

·         Solución:

Opta por algún cuadro más acorde con el estilo de la estancia o una lámina enmarcada. Es preferible no poner nada en la pared que poner algo que desluzca. Tú eliges!

 

Si te han ayudado estos consejos y sabes que hay quienes conoces que tienen que conocerlos, Comparte este articulo y siguenos en nuestras redes sociales para estar al tanto de todas las novedades que os traemos.

 

Desde Gestaria os brindamos nuestros consejos sobre decoración y bricolaje, ! Un nuevo concepto inmobiliario!